Galería
Galería

Iglesia de Santa María de Pesqueiras

Iglesias-capillas

Entre bosques  centenarios, reacia a desaparecer de la historia, la iglesia de Santa María de Pesqueiras es otra de las joyas del románico que atesora la Ribeira Sacra. A las orillas del Miño, con el embalse de Belesar a sus pies, orgullosa nos muestra sus influencias Mateanas, que seguro este rio transportó.

Antiguo monasterio femenino perteneciente a la orden benedictina, Santa Mª de Pesqueiras fue otra de tantas que vio marchar a sus monjas torquinegradas hacia tierras de Compostela, en el año 1515. Condenadas por una orden y una reforma que los nuevos monarcas católicos aplicaron celosamente en nuestras tierras.

La  iglesia de Santa María de Pesqueiras tiene planta de nave y ábsides únicos, ambas con techumbre de madera y bóvedas. Su adaptación al terreno irregular de la Ribeira Sacra hace que tenga su nave en dos niveles, salvados por unas generosas escaleras, el altar también se remarca en altura .

Tanto en la decoración de sus ventanas, canecillos,…como en el arco triunfal que resalta la zona sagrada del altar, se observan claramente influjos del Maestro Mateo. En su mayoría con decoración fitomórfica. Los absidiolos de la cabecera, que no se manifiestan al exterior copian las mismas fórmulas que la vecina Iglesia de Santo Estevo de Ribas de Miño. Las ventanas inundan de luz el presbiterio, así como las naves. Una delicada puerta sur con doble arquivolta y dos pares de columnas  nos introduce en el templo bajo sogueados, perlados, botones y sarmientos que como los cimacios de nuevo apuntan a Mateo.  Excepto en la fachada principal que sufrió reformas  no ha llegado hasta nosotros la original, y conserva su campanario. Es de las pocas iglesias románicas que no vio modificada su planta con la adhesión de construcciones o sacristías. La construcción de esta iglesia la fecharíamos a inicios del s.XIII, cuando ya las formas y soluciones  inventadas por Mateo se desarrollan y evolucionan en las manos de artistas llamados “menores” que pueblan nuestro rural y difunden un lenguaje viejo pero que se renueva.

Se ha perdido la imagen de Nuestra Señora de Pesqueiras, probablemente de la misma época que la iglesia S.XIII, pero no fue la piedra el material elegido para su construcción y desapareció en un  incendio. Si podemos aún disfrutar,de las pinturas de S.XVI que algún maestro itinerante recibió el encargo de pintar. Quizá sea del donante la misteriosa  imagen que desde un lugar privilegiado nos observa en su medallón, a la vez que se inclina ante la imponente imagen de María.

En realidad las pinturas nos cuentan una historia conocida por todos, pero a su vez juegan entre ellas y con nosotros, con sutiles y curiosos guiños, que a primera vista pasan desapercibidos. Estamos ante una Anunciación curiosamente fragmentada para adaptar al espacio la representación de un lado el arcángel Gabriel, del otro una delicada Maria que irradia serenidad y pureza  en todos sus detalles,  presidiendo el conjunto el Pantocrator, Padre Eterno  sosteniendo la bola del mundo que corona con una cruz, mientras que con las otra nos bendice o nos advierte. Con tiara triple y una colorida capa roja.

En el muro norte la Resurrección también se adapta al espacio disponible, claro en Ribeira Sacra el “espacio” es un tesoro, y la lucha por su conquista una quimera, presente en todo.

Cristo triunfante con los soldados ajenos a sus pies que dormitan , y siguen con sus juegos y actitudes. Burlesco parece también el escudo de uno de ellos, y caprichosos y significativos sus tocados y sombreros, que nos llevan a la corte de Felipe II.

La magnificencia del Juicio Final imponente y aterradora  se despliega por el muro sur . Pero aquí  encontraremos el capricho manierista, en las poses forzadas, teatrales de los condenados, en la maldad de los pecadores…el ingenio y el poder del mal se manifiestan en demonios que portan mosquetes, que con su izquierda manejan y nos amenazan. En el lado del mal los colores se encienden, rojos, tierras..y todo es absorbido por una boca demoníaca. El lado del bien lo domina San Pedro celestial que espera y acoge en sus murallas a los justos, ordenados y obedientes que caminan hacia él. Cristo sobre nubes celestiales, anunciado por ángeles trompeteros lo preside, y  flanqueado por su corte celestial donde todos sabemos quién es quién a través de sus atributos, que a su vez nos recuerdan lo importante y duraderos que son nuestros actos. Por eso allí está San Miguel como modelo luchando contra el dragón, símbolo del mal, al que consigue dominar, el mensaje está lanzado serás tú uno de los afortunados que lo lea.

Iglesia de Santa María de Pesqueiras

Ver más...

Información y contacto

Dirección

Pesqueiras (Santa María)

Chantada

27516 Lugo

Equipamiento y servicios

Aparcamiento
Gratuito

Accesibilidad

En coche
En bicicleta
Cómo llegar Cómo llegar