73 km
3 días
Comienzo
Ourense
Llegada
Ourense

Ruta del Románico

Rutas históricas En coche

En la Ribeira Sacra está la mayor concentración del románico rural en Europa. Descubre lugares envueltos de historia, arte, tradiciones y naturaleza singular.

Comenzaremos nuestros recorrido en Ourense, y tomaremos la N-540 (Ourense- Lugo), hasta Chantada, donde admiraremos su casco histórico, con los famosos soportales.

Seguidamente tomaremos el Corredor Rápido Monforte- Lalín (CRG-2.1), y un poco después del puente nuevo sobre el río Miño veremos, a la derecha, un indicador que señala la Iglesia de Santo Estevo de Rivas de Miño, magnífico ejemplo del románico característico de la Ribeira Sacra. La iglesia, que se adapta perfectamente a la pendiente rocosa, domina el valle del Miño, y desde ella se puede ver el embalse de Belesar. Además de admirar el monumento gozaremos de unas panorámicas extraordinarias sobre la ladera oeste del Miño, completamente llena de terrazas.

Si volvemos sobre nuestros pasos llegaremos de nuevo al cruce con el CRG-2.1, donde tendremos dos opciones. Podremos visitar – aguas arriba a partir de la presa de Belesar- las iglesias de Santa María de Pesqueiras y San Vitorio de Ribas de Miño, así como las famosas iglesias de San Nicolao de Portomarín, que fue desmontada piedra a piedra y vuelta a construir de nuevo, debido a la construcción del embalse de Belesar.

Si disponemos de menos tiempo, seguiremos el indicador que nos llevará hasta San Paio de Diomondi, iglesia del siglo XII que se puede visitar los domingos a las 12 horas, durante el servicio religioso.

Siguiendo por tierras de O Saviñao, y avanzando hacia el sur por el curso del Miño, llegaremos a un cruce, donde debemos girar a la derecha, siguiendo las indicaciones que nos llevarán a la iglesia de San Martiño da Cova. Esta joya del románico está situada en el lugar conocido como “Cabo do Mundo”, es un impresionante meandro que el Miño describe al sur de los ayuntamientos de Chantada y O Saviñao.

Avanzando hacia el sur, y entrando ya en el ayuntamiento de Pantón, llegaremos a la zona de mayor densidad del románico de toda la Ribeira Sacra. Nuestra primera parada será San Miguel de Eire, pequeña pero esbelta iglesia.

Desde Eiré es obligatorio visitar tres joyas del Románico: Santo Estevo de Atán, San Vicente de Pombeiro y San Fiz de Cangas. Para la primera deberemos llegar hasta Os Peares y coger allí una carretera hacia la izquierda, regresando después de nuevo a Atán. Desde Atán tomaremos durante un breve trecho la N-120 (Ourense- Monforte), desviándonos un poco antes de Ferreira de Pantón para visitar San Fiz de Cangas.

Desde este punto iremos en dirección a Monforte para llegar al Castro de Ferreira (Pantón), donde visitaremos el Monasterio de las Bernardas de Ferreira, que ya existía en el siglo X y que se regía por la orden de San Bieito. Hoy sólo se conserva la iglesia del antiguo cenobio femenino, en una construcción de gran sencillez arquitectónica.

Después de estas visitas, continuando  por la N-120 tomaremos un desvío en dirección a la estación de ferrocarril de Canaval. Tras admirar la iglesia de San Pedro de Canaval, visitaremos Santa María de Proendos y Santa María de Bolmente, cogiendo una carretera local que parte de la capital municipal de Sober.

No desaprovechéis la oportunidad de visitar el Mirador da Cividade. Si seguimos por esa misma carretera encontraremos las iglesias de San Vicente de Pinol y San Xillao de Lobios, para regresar finalmente sobre nuestros pasos a la N-120 y volver a Ourense.

Chantada tiene numerosos monumentos del románico

Chantada tiene numerosos monumentos del románico que se pueden visitar haciendo cualquiera de las rutas turísticas que están a disposición del visitante

Uno de los monasterios más emblemáticos de la Ribeira Sacra

Hermosa iglesia románica situada sobre una de las laderas del Cañón del río Miño, en un paisaje agreste entre bosques autóctonos. Su singular emplazamiento la dota de todavía más encanto e interés, haciendo de su visita algo memorable.

Una joya entre bosques centenarios

Escondida en un bosque de castaños con vistas al embalse de Belesar, es el único resto de un antiguo monasterio de monjas benedictinas cerrado en el siglo XVII, tras una anexión forzosa al monasterio de San Paio de Antealtares (Santiago de Compostela) alrededor del 1515.

Se trata de una buena muestra del románico gallego

Esta iglesia, que data del siglo XII, formaba parte de un original monasterio que fue proyectado pero que no llegó a construirse. Destacan su puerta principal y la sensación de verticalidad que da al observador.

Posee unas conocidas pinturas murales en su interior

Es famosa por las pinturas murales que alberga, del siglo XVI, restauradas hace apenas unos años, en las que aparecen escenas de la Anunciación y del Juicio Final.

Desde este punto se ve una de las imágenes icónicas de Ribeira Sacra, el meandro de Cabo do Mundo

Desde este punto se ve una de las imágenes icónicas de Ribeira Sacra, el meandro de Cabo do Mundo

Uno de los conjuntos románicos que mejor se conserva de toda Galicia

Es uno de los conjuntos románicos que mejor se conserva de toda Galicia, recordándonos al prerrománico asturiano.

Su originalidad viene dada por su estructura compuesta de planta rectangular sobre la que se asienta una torre rectangular en el crucero de la nave, única en el románico gallego, y un ábside semicircular en cuya bóveda encontramos un pantocrátor acompañado de la Virgen y San Juan.

Fue construida a principios del siglo XIII

Eirexas de Atán, San Fiz, Pombeiro, Eiré:

¡vós sodes un milagre erguido pola fe!.

-E ollades sempre o infinito.

Manuel María

 

Iglesia construida entre los siglos XII y XIII

Esta hermosa iglesia se encuentra situada en el margen derecho del río Sil poco antes de su desembocadura en el río Miño. Se encuentra rodeada de una exuberante vegetación en un emplazamiento que ya eligieron antiguos eremitas, de los que quedan algunos restos como varias tumbas antropomórficas.

Alcanza su mayor esplendor en el siglo XII bajo la regla benedictina

Esta iglesia perteneció a un monasterio de monjas benedictinas. La vida monástica se conservó en San Fiz hasta la reforma de finales del siglo XV, en el que las religiosas de esta orden en Galicia se vieron obligadas a trasladarse al monasterio de San Pelayo de Antealtares en Santiago.

Un lugar donde la paz y la calma son los protagonistas

Se trata del único monasterio en la Ribeira Sacra que mantiene la vida monacal y que además mantuvo su función desde su fundación hasta la actualidad. A día de hoy lo habitan monjas de la orden cisterciense, cuya vida la dedican a la oración el reposo y el trabajo.

El edificio actual conserva trazas románicas

El edificio actual conserva trazas románicas, pero de sus formas sólo queda el ábside, en cuyo muro podemos encontrar una piedra con una cruz cruzada, que se cree,  puede ser la piedra angular sobre la que se inició la construcción de la iglesia.

Un hermoso ejemplo del románico rural del siglo XII

Esta pequeña iglesia es un buen ejemplo del románico rural del siglo XII en Galicia

Accesibilidad

En coche