Vilachá y Pantón, culto a sus vinos en primavera