Viticultura

Del cultivo de la vid en Ribeira Sacra se dice que fue implantado por los romanos y recuperado durante la Edad Media por los monjes. Se dice también que era tal la importancia del vino cultivado aquí que hasta los Césares lo demandaban. Sea como fuere, el legado continúa y hoy en día sigue siendo el sustento de muchos de nuestros habitantes.

Los vinos elaborados en Ribeira Sacra cuentan con Denominación de Origen desde 1996 y actualmente son reconocidos a nivel mundial tanto por su calidad como por la dificultad que entraña su cultivo.  

La mayor parte de los viñedos en Ribeira Sacra se precipitan sobre las laderas de los ríos Miño, Sil, Cabe y Bibei, con unas pendientes que pueden llegar en algunos puntos al 100%. Esta particularidad y la casi ausencia de mecanización en el proceso de cultivo y recolección, hacen que se conozca a esa dificultosa tarea como viticultura heroica; un sello que solamente el 5% de la superficie vitivinícola mundial ostenta.

Existen muchas formas para acercarse a esta particular forma de cultivo y conocer todas sus peculiaridades. Desde las propias visitas a bodegas, la mayoría de ellas familiares, los miradores sobre los viñedos o la propia Ruta del Vino de Ribeira Sacra, una agrupación de empresas y organismos  a través de la cual descubrir y disfrutar de la Denominación de Origen Ribeira Sacra.